19 de diciembre, 2018

Ramón López, Oficina del Cambio Climático: “las empresas deben liderar el cambio y la renovación en la industria del frío”

ramon-1 Ramón López, de la Oficina del Cambio Climático, habla en esta entrevista tanto de las misiones y competencias del organismo como del papel a desempeñar por los sistemas de climatización y refrigeración en materia de cambio climático.

La Oficina Española del Cambio Climático, dependiente de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica, es el órgano responsable de diseñar la política nacional de cambio climático, de conformidad con la normativa internacional y de la Unión Europea, velar por el cumplimiento de los objetivos establecidos por la misma y proponer y coordinar las normas correspondientes.

En este contexto, Ramón López incide en cómo “las demandas de la industria del frío serán cada vez mayores debido al crecimiento de la economía y al cambio climático, por lo que es fundamental aumentar la eficiencia energética de los equipos y el aprovechamiento de calor residual. Esto unido la descarbonización del mix de generación eléctrica, contribuirá  a una efectiva transición energética”.

La solución pasa por favorecer el desarrollo de tecnologías alternativas que permitan la sustitución de los actuales HFC por refrigerantes con menor potencial de calentamiento global. En este punto, Ramón López destaca que se están realizando importantes esfuerzos al objeto de favorecer refrigerantes y sistemas frigoríficos sostenibles “mediante la aplicación del impuesto de gases fluorados de efecto invernadero, el sistema europeo de cuotas a los HFCs, la regulación de la comercialización de gases fluorados, la certificación de profesionales o la modificación del Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas”.

Aun así, queda mucho camino por recorrer. La Administración colabora en este sentido con el Plan PIMA FRÍO, recientemente aprobado, que concede ayudas para la implantación de instalaciones basadas en tecnologías alternativas a los gases fluorados de alto potencial de calentamiento atmosférico en establecimientos dedicados a la distribución comercial. Por otra parte, hay que favorecer tecnologías, como la bomba de calor con aerotermia, geotermia o hidrotermia, en la construcción de nuevos edificios de energía casi nula y, como puntualiza Ramón López, “avanzar para encontrar soluciones coste-eficientes que resulten rentables en la rehabilitación de los edificios existentes, sustituyendo a los combustibles fósiles”.

Más información