Buscar
¿Sabías que...? NOSOTROS somos el medio para estrechar la colaboración entre los industriales y defender los intereses comunes.
Home » blog

Control de fronteras para terminar con el tráfico ilegal de gases refrigerantes

16 abril 2019

Las dimensiones del problema del tráfico ilegal de gases refrigerantes no dejan de crecer desde que la Unión Europea aprobó las restricciones a la comercialización y uso de gases refrigerantes de alto PCA. El estudio Puertas abiertas: el floreciente comercio ilegal de hidrofluorocarburos en Europa” de la Agencia de Investigación Medioambiental (EIA) indica que el tráfico ilegal de este tipo de refrigerantes creció en 2018 en un 16%, lo que supone 16,3 millones de toneladas de CO2-equivalente distribuidos ilegalmente en la Unión Europea. La mayoría de estos refrigerantes tienen origen en China, pero también es posible encontrar marcas reconocidas y presumiblemente falsificadas. Además, las últimas semanas han sido especialmente movidas con incautaciones de diversos cargamentos que se han producido en Polonia, Bulgaria y también en España.

Calculamos que el incremento del mercado negro –y por lo tanto de emisiones sin control-, está en torno al 40 por ciento, un dato preocupante porque al daño económico que esta situación causa a las empresas del sector, que frena su innovación y cambio tecnológico, debemos añadir el perjuicio medioambiental que generan estos productos y la falta de seguridad de los mismos.

La cooperación con los organismos públicos resulta fundamental en esta batalla contra el tráfico ilegal de refrigerantes. Desde AEFYT colaboramos habitualmente con las autoridades a las que damos traslado a las denuncias de malas prácticas que recibimos en nuestro observatorio. Este tipo de iniciativas están proliferando en otros países europeos, demostrando su eficacia. Un ejemplo es el sitio web creado por la EFCTC (Fluorocarbon Technical Committee) con objeto de permitir a los ciudadanos reportar, de manera confidencial las ventas e importaciones ilegales de refrigerantes en Europa.

Los mecanismos de control aduaneros, así como el incremento de las sanciones, se presentan como una herramienta fundamental para poner freno a estas malas prácticas. El control de las fronteras es lo que ha ayudado al SEPRONA de la Guardia Civil poner al descubierto la exportación ilegal y la gestión irregular como residuo peligroso de unas 10 toneladas de gas refrigerante R-22 por parte de una empresa ubicada en Valencia, que pretendía exportarlos a Panamá como gases regenerados. Otras medidas que apoyamos son reclamar la mejora de los sistemas de vigilancia de HFC en los países exportadores, la prohibición del uso de cilindros no desechables y la mejora de la transparencia en el sistema de cuotas.

 

 

Miembros de:          Colabora con: