Buscar
¿Sabías que...? NOSOTROS somos el medio para estrechar la colaboración entre los industriales y defender los intereses comunes.
Home » Artículo técnico, blog

La familia del amoniaco se extiende: descubriendo el R723

1 abril 2019

Dentro de la cada vez más amplia gama de refrigerantes de bajo PCA que responden a las nuevas necesidades de la refrigeración ha aparecido un nuevo nombre, el R723. Se trata de una mezcla de 60% de amoníaco y 40% de dimetil éter, ideal para aplicaciones de mediano y pequeño alcance.

El R723 o dimetil éter de amoníaco es una mezcla refrigerante no fluorada que tiene un 60% de amoníaco (R717) y un 40% de dimetil éter (RE170). Cuenta con un potencial de agotamiento de la capa de ozono cero y con un potencial de calentamiento atmosférico (PCA) de ocho y funciona como sustituto de amoníaco en sistemas de características equivalentes e idénticas condiciones o en compresores abiertos. En términos de seguridad, la mezcla tiene las mismas indicaciones que su principal componente.

Con un 150% de capacidad volumétrica de amoníaco, el R723 es más eficiente en aplicaciones de pequeño y mediano alcance de hasta 100 Kw, en las que presenta un mayor coeficiente de rendimiento (COP). La temperatura final de compresión es 15°C más baja que la del amoníaco, lo que permite el uso de condensadores refrigerados por aire. Además, la mezcla es azeotrópica, lo que significa que no cambia de concentración durante la evaporación o la condensación.

Como es el caso de cualquier tipo de refrigerante, es necesario estudiar bien las instalaciones frigoríficas para saber si el R723 es la opción más conveniente o no. Entre sus ventajas se cuenta que la mezcla tiene aproximadamente un 30% menos de calor latente de vaporización y una mayor carga de calor en el volumen del evaporador. Sin embargo, el amoníaco se opera con menos presión y tiene una mayor carga de calor en la masa del evaporador sin disminuir el COP, lo que es su ventaja más importante.

El R723 ya se empezó a utilizar en Alemania en 2010 en la refrigeración de equipos médicos de resonancia magnética, periodo en el que el gobierno alemán ya estaba subvencionando el abandono de los HFC.

Miembros de:          Colabora con: