Buscar
¿Sabías que...? NOSOTROS somos el medio para estrechar la colaboración entre los industriales y defender los intereses comunes.
Home » blog, entrevistas

Paloma García, Asociación Española de Normalización, UNE: “Las normas son fundamentales para el desarrollo económico y la competitividad de las empresas”

18 febrero 2019

La directora de Programas de Normalización y Grupos de Interés de la Asociación Española de Normalización, UNE, aborda en esta entrevista la importancia de las normas como elemento estratégico del desarrollo económico y para el cumplimiento de los ODS. Paloma García sitúa al sector del frío como uno de los más comprometidos con la normalización.

  • ¿Por qué la normalización es una herramienta de competitividad?

El sector industrial español tiene como gran reto el seguir ganando competitividad dentro y fuera de nuestras fronteras. Para ello, la normalización contribuye decididamente a que las empresas puedan afrontar con éxito los retos a los que se enfrentan en materia de gestión empresarial y orientación comercial; como son la exportación; innovación; digitalización; responsabilidad social y el despliegue de servicios.

Las normas recogen el consenso del mercado sobre las mejores prácticas en aspectos clave para la competitividad de las organizaciones, siendo el resultado de la labor conjunta de los sectores económicos y administraciones, lo que sitúa a la normalización como un instrumento estratégico de país.

Las normas son fundamentales para el desarrollo económico y para la competitividad de las empresas. Estudios en diversos países, incluido España, han demostrado que la aportación de la normalización a su economía es del 1% del PIB.

Las normas también tienen beneficios económicos para las empresas, pudiendo suponer hasta el 5% de sus ingresos anuales por ventas, según un estudio de la Organización Internacional de Normalización (ISO).

  • Explíquenos brevemente qué son las Normas UNE y para qué se utilizan.

Las normas o estándares son documentos técnicos, voluntarios, aprobados con la participación de todas las partes interesadas y publicados por el organismo de normalización, en nuestro país, UNE, la Asociación Española de Normalización. 12.000 expertos participan en su elaboración en alguno de los 217 Comités Técnicos de Normalización de UNE, bajo los principios de consenso, apertura y transparencia.

La normalización nació vinculada a los sectores industriales hace más de un siglo, habiendo permitido el paso a una producción a gran escala. Desde entonces, ha evolucionado ganando presencia en otros ámbitos, tanto de gestión empresarial, entorno corporativo de las organizaciones o interés social, recogiendo en definitiva las grandes preocupaciones de la sociedad.

Las normas técnicas o estándares, ya sean puramente nacionales, o adopciones de europeas e internacionales, son una herramienta que facilita la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En el ámbito nacional hemos apoyado a sectores económicos a desarrollar normas UNE que facilitan el cumplimiento de los ODS, proporcionando un lenguaje común con el que las organizaciones comunican más eficazmente sus actuaciones y estrategias a sus grupos de interés, tanto del ámbito privado, como del público.

Actualmente el catálogo de normas español sigue siendo mayoritariamente industrial, al igual que el mundial. De hecho, de las 32.350 normas en vigor del catálogo de normas de UNE, unas 25.000 aplican al sector industrial, lo que supone un peso del 77,2%.

Las normas técnicas han demostrado ser una herramienta que permite mejorar la calidad y la seguridad, aumentar la transparencia y la interoperabilidad, reducir los costes y abrir puertas a nuevos mercados a las organizaciones, en particular a las pymes.

Asimismo, el 12​ % de las normas UNE están ci​tadas en la legislación nacion​al, siendo un apoyo eficaz para reglamentos, para el despliegue de políticas públicas​ o para los mecanismos de contratación pública.

  • ¿Considera a la industria del frío como un sector de interés en sus desarrollos normativos? ¿Por qué?

El sector del frío tiene mucha relevancia en cuanto a los desarrollos normativos se refiere y es un sector muy comprometido con la normalización. Las políticas públicas tanto a nivel internacional, como europeas y nacionales se orientan hacia el diseño ecológico y la eficiencia energética. En ellas se establecen exigencias a los productos que utilizan energía. Siendo los equipos de frío consumidores continuos de energía, los desarrollos normativos que dan apoyo a estas políticas y que introduzcan de manera homogénea los avances tecnológicos del sector, hacen que éste, de forma proactiva, regule sus actividades y ofrezca soluciones a la sociedad.

Otro ejemplo de interés es el del desarrollo de nuevos refrigerantes de bajo impacto medioambiental que, a su vez, no deben descuidar la seguridad de uso. Se trata de desarrollar normas en las que se definan y se establezcan de forma armonizada sus características incluyendo, a su vez, condiciones y medidas para proteger a las personas, los bienes y al medio ambiente.

Consecuentemente, la industria del frío debe tener una silla permanente en la mesa de la normalización.

Asimismo temáticas tales como la “Industria 4.0”  la economía circular o el BIM, entre otras, son nuevas áreas en dónde la normalización está tomando especial relevancia, y que son interesantes para el sector del frío industrial y comercial.

  • ¿Cree que este sector está suficientemente concienciado?

El sector encuentra en AEFYT, miembro corporativo de UNE, un agente de coordinación de defensa de su intereses y de interlocución, aglutinador de sensibilidades y de conocimiento sectorial.

Su responsabilidad en la gestión de la secretaría del Comité Técnico de Normalización CTN 86, Frío, y su presencia como vocal en otros comités técnicos asociados, como puede ser el CTN 100, Climatización, son síntomas de la conciencia que tiene el sector de los beneficios que le proporciona la Normalización. Actualmente, el CTN 86 tiene bajo su responsabilidad directa 14 normas, 5 de ellas netamente nacionales. Además, está desarrollando 5 proyectos de normas.

En este sentido, queda claro que el sector está involucrado en las actividades de normalización. Solo cabe esperar que la interacción del sector con la normalización se intensifique de manera que encuentre oportunidades de desarrollo de normas que den respuesta a sus estrategias sectoriales.

  • ¿Qué significa ser miembro de UNE?

Ser miembro de UNE significa formar parte de la mayor comunidad internacional de generación de conocimiento, en favor de la industria y la sociedad españolas. Cobra especial sentido en el momento actual el pertenecer a una red de contactos multisectorial para afrontar retos comunes con otros sectores en ámbitos como economía circular o digitalización, favoreciéndose de esta manera la generación de colaboraciones de mutuo interés.

UNE contribuye al desarrollo de la economía a través de la elaboración de normas técnicas y las actividades de cooperación internacional. Con sus actividades impulsa el desarrollo de la infraestructura de la calidad, promoviendo la transferencia del conocimiento y el fortalecimiento de las empresas.

La base asociativa de UNE está compuesta por más de 500 miembros que representan la práctica totalidad del tejido empresarial de nuestro país. Entre ellos figuran las principales asociaciones industriales, primeras empresas de España y una buena representación de Administraciones Públicas de todos los niveles.

En esencia, ser miembro de UNE significa pertenecer a la mayor red de influencia y decisión en el ámbito de la normalización.

Miembros de:          Colabora con: