Buscar
¿Sabías que...? NOSOTROS somos el medio para estrechar la colaboración entre los industriales y defender los intereses comunes.
Home » blog, entrevistas

Andrés Sánchez, Confemetal: “AEFYT representa a un sector nuclear que ofrece sus productos y servicios a la parte más sustancial de la industria española”

1 agosto 2018

Recuperamos durante este verano algunas de las entrevistas más relevantes que hemos publicado en este blog. Comenzamos con Andrés Sánchez, secretario general de Confemetal.  

  • Háblenos de la actividad y tipo de empresas que conforman Confemetal.

CONFEMETAL agrupa a más setenta organizaciones sectoriales y territoriales de la Industria, el Comercio y los Servicios del  Metal.

Dentro de CEOE es la confederación industrial más importante, cualitativa y cuantitativamente  y su actividad se centra en la defensa de los intereses de los distintos segmentos de actividad del Metal en cualquier ámbito incluso internacional, ante las distintas administraciones, en los foros empresariales, ante la opinión pública, en el terreno laboral, fiscal o medioambiental,  y, en síntesis, en cualquier campo en el que la defensa de las empresas del Sector recomiende  una acción conjunta

  • Dentro de la Confederación, ¿qué peso tiene la industria del frío, representada por AEFYT?

AEFYT tiene una presencia relevante en CONFEMETAL, acorde con la importancia del Sector que representa,  y con un peso específico muy alto por  la calidad de su participación  que rebasa lo puramente cuantitativo.

AEFYT representa, además, a un sector nuclear que ofrece sus productos y servicios prácticamente a todos los segmentos de actividad representados en CONFEMETAL, lo que es tanto como decir a la parte más sustancial de la Industria Española. Su peso y su influencia en las organizaciones empresariales son acordes con esa importancia.

  • Las Asociaciones sectoriales que conforman Confemetal suman alrededor de treinta, ¿qué sinergias se crean entre ellas a través de ustedes?

En CONFEMETAL confluyen muchos de los sectores económicos de mayor peso en España, en términos económicos, de exportación, de empleo y de innovación y tecnología. De esa confluencia se derivan beneficios para todos a la hora de defender intereses comunes, pero también cuando es necesario evitar conflictos y, sobre todo, para proyectarse y abrir caminos que permitan seguir generando riqueza y empleo.

–       Así mismo, hay una amplia representación de asociaciones territoriales. ¿Cuál es su función en relación con la cohesión del entramado empresarial del metal en todo el Estado?

Las organizaciones territoriales presentes en CONFEMETAL representan a la mayor par del Sector en España.  En la Confederación tienen el mejor foro de cooperación para  generar sinergias en sus áreas de influencia, complementar actividades, compartir conocimientos  y técnicas de gestión que les  permitan incrementar su competitividad.

  • ¿A qué retos y problemas se enfrenta el sector del metal?

Después de siete años de crisis y de ajustes muy duros, los dos últimos ejercicios  pueden calificarse como positivos pero todavía estamos lejos de los niveles de actividad y empleo pre-crisis y, sobre todo, de la potencialidad de los distintos segmentos de actividad.

El reto es que esas potencialidades se concreten en aumentos de actividad y creación de empleo y eso pasa por seguir mejorando los márgenes operativos y las rentabilidades económicas y financieras de las empresas y adecuar sus niveles de endeudamiento conforme a esa mejora de resultados.

Todavía se sufren problemas derivados de los desequilibrios previos a la crisis (patrón de crecimiento demanda interna, endeudamiento, productividad y competitividad) y es necesario seguir con el proceso de reformas que revierta esa situación y quite el miedo a la inversión generado en los últimos años.

Es necesario reducir el exceso de regulación y cargas administrativas, mejorar las condiciones de contratación y el acceso a la financiación, elevar la cualificación de los trabajadores y apostar por la digitalización, innovación y la internacionalización.

  • ¿Piensa que la recuperación económica es una realidad que está llegando a las empresas? ¿Qué riesgos y oportunidades observa?

Llevamos ya muchos meses de avances de la actividad productiva y el consumo, sin crecimiento de los precios y con mejoras en las condiciones de financiación. Pero también es cierto que esa recuperación a nivel macroeconómico no ha llegado todavía a todo el tejido productivo.

Las empresas supieron, en general y no sin daños, soportar la crisis,  adaptarse y preparase para el momento de la recuperación, pero queda trabajo por hacer. Han sido capaces de ponerse en la línea de salida del crecimiento  y ahora deben ser rentables, apostar por la innovación y la internacionalización, por ser más eficientes, productivas y competitivas.

Ahí están las oportunidades pero es necesario que se cree un escenario favorable, con medidas de fomento de la actividad, bajadas de impuestos y reducción de cargas laborales, mejora de las vías de financiación  y reducción de la morosidad, de los costes medioambientales y energéticos.

  • Para AEFYT, la formación continua es una preocupación constante, ¿comparte esta postura?, ¿cree que las empresas prestan suficiente atención y dedican la inversión adecuada a este aspecto?

La formación es, sin duda, el núcleo central de cualquier avance de productividad,  competitividad  y rentabilidad de las empresas y la mejor garantía de empleabilidad para los trabajadores.  Cualquier esfuerzo que se haga en este sentido de la formación tendrá su reflejo en la mejora de las empresas y cabría esperar que las administraciones sean capaces de escuchar a las propias empresas y a sus organizaciones representativas y entender la importancia capital que tiene la formación para la economía  y el empleo.

  • ¿Bajo qué argumentos animaría a las empresas a unirse al movimiento asociacionista?

En una economía cada vez más globalizada, cada vez más competitiva y exigente, hay muchos factores relevantes para la actividad empresarial en los que la capacidad de los empresarios de influir individualmente es muy reducida o sencillamente inexistente.

Son cuestiones fiscales, energéticas, laborales, de formación, medioambientales, financieras, de homologación, de infraestructuras, de internacionalización…  En todos estos terrenos las organizaciones empresariales, prestan su ayuda y sus servicios a las empresas que, obviamente, cuanto menor es su tamaño, más apoyo necesitan.

Miembros de:          Colabora con: